Los que conocemos la diabetes de cerca (y posiblemente también los que no) sabemos qué es la insulina. O al menos para qué se utiliza. Pero, ¿y el glucagón? ¿Tenemos claro qué es el glucagón y cuál es su función principal?

Queremos explicarte en qué consiste esta hormona que también se genera en el páncreas y que puede salvar vidas, literalmente. Te lo contamos todo en nuestro blog, ¡sigue leyendo!

Insulina y Glucagón

Como te contábamos, el glucagón, al igual que la insulina, es una hormona peptídica que se produce en el páncreas. Su función principal es estimular la producción de glucosa por el hígado, aumentando así los niveles de esta glucosa en sangre.

Podemos decir por tanto que el glucagón tiene el efecto opuesto al de la insulina, que es la hormona que ayuda a bajar los niveles de glucosa en la sangre. Cuando los niveles de glucosa bajan demasiado en nuestro organismo, el páncreas libera glucagón. Por el contrario, cuando los niveles de glucosa aumentan se estimula la liberación de insulina. De esta forma, conseguimos mantener la glucemia estable.

¿Quieres saber cuáles son los niveles de glucosa en sangre normales: lo que llamamos normoglucemia?

Pero al igual que la insulina, existe el glucagón «artificial» que puede ser suministrado por vía externa cuando nuestro páncreas no produzca el suficiente como para normalizar los niveles de glucosa en sangre. Y este tipo de glucagón es del que queremos hablarte.

¿En qué consiste el glucagón artificial?

El glucagón artificial se presenta como kit de emergencia y está formado por un vial de 1mg de glucagón y una jeringa precargada con disolvente, además de instrucciones de uso.

Los kits de emergencia más comunes son:

En España, según la bases de datos del Centro de información de medicamentos (CIMA) sólo se comercializa GlucaGen HypoKit.

Glucagón

GlucaGen Hypokit

Es normal que las personas con diabetes tipo 1 dispongan de su propio kit de emergencia de este tipo. Pero, ¿sabes cuándo puede ser necesario recurrir a este kit?

¿Cuándo se utiliza el glucagón?

El glucagón se debe utilizar en casos de emergencia de hipoglucemias severas, en las que la persona que las sufre no es capaz de administrarse glucosa vía oral por sí mismo porque ha llegado a desmayarse o a convulsionar debido a esta bajada tan grave de los niveles de azúcar en sangre.

Debemos recordar que en estos casos de inconsciencia, bajo ningún concepto se le debe ofrecer alimentos o líquidos a la persona que los sufre, ya que el paciente podría atragantarse o podríamos obstruirle las vías respiratorias.

Es por ello que toda persona, con diabetes tipo 1 o insulinodependiente, dispone de un kit de emergencia de glucagón a mano, ya sea en su casa, trabajo, centro de estudios, viaje, vacaciones, etc. Además, debido a que se usa en estados de inconsciencia de la persona con diabetes, no solo este paciente debe conocer de primera mano cómo utilizar el glucagón, sino que también debe estar familiarizado con este kit de emergencia alguien de confianza o de su entorno, por si fuera necesario aplicárselo.

Es importante que seamos conscientes de que, en estos casos de emergencia, la vida del paciente con diabetes quedará en manos de esa persona. En caso de hipoglucemia severa, esta se debe tratar lo más rápido posible, puesto que el tener los niveles de glucosa bajos durante mucho tiempo puede llegar a causar convulsiones, llevar a un estado de coma, o incluso a la muerte.

Precauciones especiales

Si bien el glucagón puede salvar vidas en caso de hipoglucemia severa, puede haber casos de intolerancia en los que no puede ser suministrado. En caso de ser alérgico al glucagón o la lactosa, o también en caso de padecer un tumor del páncreas (insulinoma) o de la glándula suprarrenal (feocromocitoma)

Cómo administrar el glucagón

El glucagón se administra por vía intramuscular, intravenosa o subcutánea. En casos de emergencia donde no disponemos de una vía, se debe de inyectar de la misma manera que la insulina (subcutánea) en un ángulo de 90º. Debemos elegir zonas de tejido graso como el muslo superior, la parte posterior del brazo, el abdomen o los glúteos.

Importante: debemos poner a la persona que va a recibir el glucagón en posición de seguridad. Las náuseas y vómitos son efectos secundarios frecuentes del glucagón. De esta forma, evitaremos posibles ahogamientos en caso de que vomite.

Dosis de glucagón a inyectar

Aunque el kit de glucagón de emergencia ya contará con la dosis adecuada para que podamos administrarla lo más rápido posible, las dosis aproximadas según el tipo de paciente serán de:

  • Adultos: inyectar todo el medicamento (1 ml) – esto es, marcado como “1” en la jeringa.
  • Niños menores de 8 años o niños mayores de 8 años con un peso inferior a 25 kg: Inyectar la mitad del medicamento (0,5 ml) – esto es, marcado como “0,5” en la jeringa.
  • Niños mayores de 8 años o niños menores de 8 años con un peso superior a 25 kg: Inyectar todo el medicamento (1 ml) – esto es, marcado como “1” en la jeringa.

Instrucciones de uso del glucagón

  1. Verifica la fecha de caducidad en primer lugar: en caso de que esté caducado, no lo utilices.
  2. Asegúrate de tener las manos limpias.
  3. Destapa el sello del vial del glucagón en polvo.
  4. Retira la protección de la aguja de la jeringuilla. No quites el clip de plástico de la jeringuilla, ya que puede permitir que la varilla de empuje quede fuera.
  5. Inserta la aguja en la parte de goma del vial e inyecta todo el contenido de la jeringuilla en el vial del polvo de glucagón.
  6. Con cuidado y sin extraer la aguja, agita suavemente el bote con la mezcla de agua y glucagón, hasta que se disuelvan por completo. El glucagón no puede inyectarse hasta que la solución no quede completamente disuelta.
  7. Una vez disuelto el glucagón, tira del émbolo de la jerginguilla lentamente para extraer el líquido.
  8. Una vez extraído ya está listo para inyectar. En una zona de tejido graso como el muslo superior, la parte posterior del brazo, el abdomen o los glúteos, inyéctalo con un ángulo de 90º.

¿Qué hago después de inyectar el glucagón

Después de administrar el glucagón, es posible que la persona experimente vómitos. Si está en la cama, acuesta a la persona de lado para evitar que se ahogue a causa del vómito. Y no te olvides de llamar a una ambulancia.

El paciente debería responder al glucagón en un período de 5 a 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, hay que hacer una glucemia capilar: en este caso, lo normal es que su glucosa se encuentre por encima de 200.

Una vez que el paciente esté consciente y pueda masticar y tragar, debemos darle algún tipo de bebida azucarada y alimento que contenga carbohidratos para evitar que se vuelva a repetir la hipoglucemia.

Si en cambio han pasado diez minutos y no el paciente no ha recuperado la conciencia ni ha llegado el médico, podemos repetir la inyección.

Recomendaciones

  • Mantén siempre el glucagón fuera de la vista y del alcance de los niños
  • Consérvalo, o bien en nevera (entre 2ºC y 8ºC), o en el exterior, por debajo de 25ºC hasta 18 meses, dentro del período de validez.
  • Guarda el glucagón en el embalaje original para protegerlo de la luz.
  • No congeles el glucagón para prevenir daños en el producto.
  • Utilízalo inmediatamente después de mezclarlo. No lo guardes para usarlo más tarde.
  • Es aconsejable revisar periódicamente la fecha de caducidad. No uses este medicamento después de la fecha que aparece en la etiqueta. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.
  • No utilices el glucagón si la solución mezclada tiene aspecto de gel o si parte del polvo no se ha disuelto adecuadamente.
  • No lo utilices tampoco si falta el capuchón de plástico o está suelto cuando recibes el producto. En este caso, te recomendamos que devuelvas el producto a la farmacia.
  • Por norma general, los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposita los envases y los medicamentos que no necesites en el Punto SIGRE de tu farmacia. En caso de duda puedes preguntar a tu farmacéutico cómo deshacerte de envases y medicamentos que no necesites. De esta forma, ayudarás a proteger el medio ambiente.

Insulclock te ayuda a conservar tu insulina

Tanto el glucagón como la insulina son medicamentos termolábiles que necesitan unas temperaturas adecuadas de conservación. Pero, ¿realmente sabemos la temperatura a la que estamos conservando nuestros medicamentos?

Con Insulclock resolverás ese problema y siempre sabrás si la pluma de insulina se conserva a la temperatura correcta. Es fundamental que la insulina se encuentre en un estado de conservación óptimo, ya que una simple exposición a temperaturas elevadas (ej. pluma de insulina en el coche) puede alterar las propiedades de la insulina.

Infórmate sobre cómo Insulclock puede ayudarte en este y muchos otros aspectos pinchando aquí.

Actualización

La EMA acaba de aprobar el uso de Baqsimi® 3 mg (glucagón nasal), un medicamento en polvo para el tratamiento de la hipoglucemia grave en adultos adolescentes y niños mayores de 4 años con diabetes mellitus.

Baqsimi, glucagón nasal

Glucagón nasal

Actualmente es el único fármaco disponible de glucagón por vía nasal aprobado por la Unión Europea. En el siguiente artículo de infoDiabético puedes ver la noticia.