A pesar de tener que lidiar a diario con la diabetes, en primera o tercera persona, es normal que en alguna ocasión nos hagamos preguntas acerca de la insulina: qué es exactamente, cuántos tipos hay…

Por eso vamos a resolver a continuación este tipo de dudas tan frecuentes… ¡Comenzamos!

¿Qué es exactamente la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas que contribuye a regular los niveles de glucosa en sangre. Esta hormona es vital para el transporte y almacenamiento de la glucosa en las células y ayudar a utilizar la glucosa como fuente de energía para el organismo.

La insulina actúa como una llave, permitiendo que la glucosa acceda a las células. Si la glucosa no puede entrar en las células, se acumula en la sangre.

¿Cómo se produce la insulina?

El páncreas produce esta substancia de dos formas diferentes:

  • Una lenta y continua que ayuda a que los niveles de glucosa se mantengan siempre estables y dentro de la normalidad, entre 70-100 mg/dl. Es la conocida como secreción basal.
  • Otra rápida y en mayor cantidad secretada generalmente cuando la glucosa sanguínea se encuentra en valores altos después de los alimentos, conocida como secreción pulsátil.

Tipos de insulina para la diabetes

Según el tipo de insulina que se utilice, variará el tiempo de inicio en que empiece a surtir efecto, es decir, el momento en el que la insulina comienza a bajar el nivel de azúcar en la sangre.

Además, también es necesario que conozcamos el pico, o momento en el cual se consigue su máximo efecto, que provocará que los niveles de glucosa desciendan. También, el ser conscientes del tiempo de duración del efecto, el período durante el que la glucosa seguirá disminuyendo los niveles de azúcar en sangre.

La insulina se clasifica así en varios grupos, según el inicio, pico, y duración de sus efectos:

De acción rápida

Se absorbe rápidamente desde el tejido adiposo (subcutáneo) en la corriente sanguínea. Se usa para controlar la glucosa en sangre durante la ingesta de alimentos o bebidas, y corregir de este modo los niveles elevados de azúcar en sangre.

Inicio 10 – 15 minutos
Pico 30 – 90 minutos
Duración 3 – 5 horas

insulina humalog

insulina apidra

insulina novorapid

Ejemplos: Apidra, Humalog, Novorapid, etc.

De acción corta o regular

Como su propio nombre indica son insulinas de acción breve, que generalmente tardan más tiempo en hacer efecto.

Inicio 30 – 60 minutos
Pico 2 – 3 horas
Duración 5 – 7 horas

insulina regular

Ejemplo: Actrapid.

De acción intermedia

Este tipo actúa como basal, se absorbe más lentamente, prolongando su duración. Se administran una o dos veces al día y se utilizan especialmente para controlar la glucosa en sangre durante la noche, estando en ayuno y entre las comidas. Suele combinarse con insulinas de acción rápida.

Inicio 1 – 2 horas
Pico 4 – 7 horas
Duración 10 – 13 horas

 insulina acción intermedia

Ejemplo: Humulin N.

De acción prolongada

Al igual que las insulinas de acción intermedia, se utilizan como insulinas basales, y se absorben lentamente teniendo un efecto de pico mínimo. Su efecto es más estable durante la mayor parte del día.

Inicio 1 – 2 horas
Pico 6 – 7 horas
Duración 24 – 36 horas

Insulina Lantus

Ejemplod: Tresiba, Toujeo, Levemir, Lantus.

Premezcladas

Son combinaciones de insulinas de acción rápida con insulinas de acción intermedia en diferentes proporciones. Este tipo de insulina premezclada requiere de una sola inyección, controlando tanto las glucemias basales como las prandiales.

¿Cómo inyectar la insulina?

En cuanto a la duda que se hace mucha gente de porqué no es posible tomar insulina en pastilla, la explicación es bastante sencilla: es porque durante la digestión se descompondría. La única forma de que cumpla con sus funciones es inyectándola en la grasa debajo de la piel para que de esta forma pueda incorporarse a la sangre.

Hay varias formas de administrarse la insulina de esta forma: a través de bombas de insulina, mediante plumas desechables, utilizando viales, etc. Como habrás visto, la mayoría de las insulinas vienen en un bolígrafo de insulina o pluma de insulina precargada. Uno de los problemas más habituales con este tipo de administración son los constantes olvidos o descuidos, ya que estas plumas de insulina no son inteligentes y es muy difícil cumplir con la pauta de tratamiento.

Este tipo de problemas por suerte pueden resolverse gracias a las nuevas tecnologías. Es el caso de Insulclock, el primer sistema del mundo que registra el uso de la pluma desechable de insulina convirtiéndola en una auténtica pluma inteligente. Con Insulclock siempre sabrás si te pusiste la insulina, cuántas unidades y de qué tipo. Pero eso no es todo, ya que también podrás vincular a nuestro sistema tu glucómetro y así tener centralizada toda la información relativa a la diabetes en un mismo sitio. 

¿Quieres saber más? Te lo contamos en este enlace.